Vitamina C: ¿Cuanta cantidad necesitamos tomar y cuales son sus beneficios?

citricos-700x499

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico o ascorbato es una vitamina muy delicada que puede destruirse por la acción del calor y de la luz. También le afectan productos contaminantes como el humo del tabaco. Otra de sus propiedades es que es soluble en agua. De todo esto se deduce que el cuerpo no puede almacenarla durante mucho tiempo y que necesitamos ingerirla diariamente a través de los alimentos, dado que no podemos sintetizarla

Pero, ¿cuánta vitamina C necesitamos?

La Dosis Diaria Recomendada (DDR) de Vitamina C en España es de 90mg al día para hombres y 75mg para mujeres. Sin embargo, lo que significa la DDR es la cantidad mínima de vitamina C que necesitamos para prevenir el escorbuto. Pero, por lo que sabemos acerca del metabolismo y la absorción de esta vitamina, se deduce que la cantidad mínima que deberíamos ingerir a diario es de unos 200 mg.

Pero incluso esta cantidad puede que sea insuficiente para muchas personas, como por ejemplo para los fumadores, los ancianos, los diabéticos, las personas con estrés o ansiedad, los alérgicos, los bebedores habituales de alcohol , los toxicómanos,…. Además también puede haber causas ambientales, genéticas,….etc.

El doctor W.M. Ringdorf opina lo siguiente: “si usted desea vivir una vida libre de infecciones, si desea mejorar su salud y reforzar su sistema inmunológico, si desea una optima concentración de triglicéridos en la sangre, entonces deseará también ingerir unas dosis diarias de vitamina C muy superiores a las DDR.”

Quizás sea necesario conocer cuales son las funciones biológicas de la Vitamina C y las condiciones personales de cada uno para calcular cuanta vitamina C necesitamos:

Funciones de la vitamina C:

  • Síntesis de colágeno: mantiene la salud y estructura de cartílagos, ligamentos, huesos, dientes, encías, piel, músculos y endotelio vascular. Un estudio de 10 años de duración demostró que dosis de 140 a 2000 mg de vitamina C parecen ralentizar la progresión de la osteoartritis, manteniendo la pérdida del cartílago al mínimo.
  • Cicatrización: La capacidad de curación de las heridas y fracturas depende de la cantidad de colágeno, que a su vez depende de la vitamina C.
  • Absorción del hierro: Facilita el paso de ión férrico a ión ferroso, necesario para poder absorber el Fe.
  • Disminuye el colesterol: su acción se produce al aumentar la conversión de colesterol en ácidos biliares. La vitamina C aumenta la excreción de ácidos biliares por las heces. Estudios demuestran que 1 g al día disminuye el nivel de colesterol en 6 semanas.

También se ha demostrado que la vitamina C aumenta el HDL colesterol (el bueno).

  • Defensas e infecciones: esta vitamina desarrolla una acción anti infecciosa (parece que controla la síntesis de los anticuerpos) y es antitóxica respecto de los venenos químicos y toxinas bacterianas. En general, aumenta las defensas y equilibra el sistema inmunitario.

Sobre los resfriados, un estudio con 8000 personas que tomaron 3 g /día al principio               del resfriado y 1 g/día posteriormente, demostró que se disminuye la frecuencia, la                 duración y la intensidad de las enfermedades producidas por el frío.

  • Sobre la circulación: como la vitamina E, la vitamina C es un factor de protección circulatoria por varios motivos:

– Disminuye el colesterol, evitando las placas de ateroma

– Refuerza el endotelio vascular y capilar

– Disminuye el riesgo de coagulación y, por tanto, de trombosis.

– Tiene una acción antihemorrágica.

– Es de utilidad en el tratamiento de las arañas vasculares y de los capilares rotos.

  • Sobre el cáncer: existe una relación entre menor consumo de vitamina C y mayor incidencia de cáncer. El nivel de vitamina C es un factor determinante en el desarrollo de resistencias frente a carcinógenos. El paciente de cáncer tiene unas necesidades muy elevadas de vitamina C.

           La vitamina C en el cáncer aumenta la eficacia del sistema inmunitario y la                               inmunocompetencia. Detoxifica e inhibe la acción de los carcinógenos. Ayuda al                      colágeno en su acción de encapsular el tumor.

  • Detoxificante y anticontaminación: neutraliza tóxicos por una acción intrahepática, excreta tóxicos por el riñón e impide la aparición o neutraliza los radicales libres.

Protege de los efectos negativos del tabaco (los fumadores deberían consumir por lo               menos el doble que las personas no fumadoras).

Protege del alcohol. Un bebedor moderado debería consumir 1 g/dia más de vitamina             C que una persona que no beba.

Protege de las radiaciones de rayos x.

En la adicción a la heroína y las drogas, desintoxica y actua sobre la ansiedad y el                     ansia por la droga (De 2 a 6 g/dia)

Protege de los efectos secundarios de los fármacos. Es necesario considerar que la                  mayoría de los fármacos aumentan las necesidades de vitamina C.

  • Acción antioxidante: neutraliza los radicales libres, lo cual es un factor antienvejecimiento. Protege al acido fólico de la oxidación y es necesaria para transformarlo en su forma biológicamente activa: el acido folinico.
  • Otras: en los musculos y en el deporte actúa aportando fuerza y disminuyendo la fatiga. Sobre el corazón, después de un infarto, ayuda a reparar la herida del miocardio.

En febrero de 1992, Glays Block (Universidad de California), pidió a otros científicos que enviaran una petición a la FDA para que esta considerara la posibilidad de conceder a la información sobre la acción de la vitamina C contra las cardiopatías un estatus de << afirmación oficial>> , indicando que la evidencia sugería que la vitamina C y otros antioxidantes son protectores contra el cáncer y contra las cardiopatías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *