Los mejores anticoagulantes naturales

Muchas personas, por distintos problemas médicos, necesitan consumir medicamentos anticoagulantes, como la warfarina. Todos aquellos que consumen estos medicamentos, sabrán la cantidad de efectos secundarios negativos y problemas de interacción con otros medicamentos que tienen los anticoagulantes. Por esta razón, es importante saber qué anticoagulantes naturales existen y cómo podemos utilizarlos

¿Qué son los anticoagulantes naturales?

La sangre fluye a través de las venas con facilidad, sin embargo, si un vaso sanguíneo se rompe, la sangre se coagula para detener la hemorragia. Una vez comenzado este proceso, los anticoagulantes naturales actúan para que se limite la coagulación a la zona del daño y no se extienda formando obstrucciones del riego sanguíneo. Si el equilibrio entre ambos aspectos no se lleva a cabo, podemos tener riesgo de hemorragias, así como también de trombos.

Los anticoagulantes naturales más importantes son la proteína C, la proteína S y la antitrombina.

¿Por qué se forman los coágulos de sangre?

Algunas personas son más propensas a tener coágulos de sangre que otras. Esto puede deberse puramente a la genética o a hechos en particular –cirugía, cáncer, embarazo, medicamentos y tratamientos hormonales, deficiencia de vitamina K–.

¿A quién se debe administrar anticoagulantes?

A personas con deficiencia de sus anticoagulantes naturales, personas con riesgos de sufrir un ataque al corazón, derrame cerebral o aneurisma. Incluso se pueden utilizar en caso de venas varicosas, arritmias y trastornos tromboembólicos.

Alimentos anticoagulantes

La vitamina K juega un papel importantísimo en la coagulación de la sangre, por lo que debemos buscar bloqueadores de esta vitamina. Alimentos ricos en salicilatos–sustancia de la Aspirina–, como ciruelas, cerezas, arándanos, uvas, frutillas, la miel, el vino, la sidra y los frutos secos nos ayudarán a bloquearla.

El hierro puede ayudarnos a evitar la coagulación: las personas que sufren anemia por deficiencia de hierro tienen altos niveles de vitamina K, un potente coagulante.

Los ácidos grasos omega-3 también son beneficiosos para esto. Conocidos para reducir el colesterol, también nos hace menos propensos a formar coágulos. Salmón, trucha o caballa son algunos de los pescados que contienen omega-3.

También aquellos alimentos con propiedades antibióticas naturales nos ayudarán a evitar coágulos en la sangre. El ajo y la cebolla son buenas opciones anticoagulantes naturales, ya que tienen propiedades antibacterianas naturales que matan a las bacterias del intestino que producen vitamina K.

Hierbas anticoagulantes

El Espino tiene propiedades cardiovasculares, así como la Passiflora incarnata nos ayuda a relajar los vasos sanguíneos. El Ginkgo biloba, por su parte, mejora la circulación de la sangre, especialmente la circulación cerebral. El castaño de indias, el rusco y la vid roja también mejoran la circulación sanguínea.

El sauce, el jengibre, la canela, el orégano, la cúrcuma y el regaliz contienen Salicilato, elemento fundamental de la Aspirina.

No debemos olvidar que antes de tomar algún anticoagulante natural, debemos comentarle a nuestro médico o terapeuta, para asegurarnos de que no estamos tomando ningún medicamento o suplemento que interactúe con este otro, ya que no se debe fluidificar en exceso la sangre tampoco. Ante todo, siempre precaución

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *