Fresa: maravillosa fruta, pero cuidado si eres alérgico a la aspirina

Es temporada de fresas. Su irrupción en los mercados cuando por fin se encuentra sin la corona blancuzca alrededor del pedúnculo proclama la llegada de la Primavera. Esta es su temporada natural y su sabor ahora es intenso.

Es Depurativa: posee varios ácidos orgánicos antioxidantes muy beneficiosos si se padecen enfermedades reumáticas , como artritis, artrosis,…

Es rica en Hierro y Vitamina C : hace honor a su fama de ligera (33 kcal. por 100 g.) y destaca por su contenido en Hierro (1 mg/100 g.), que se absorbe muy bien porque va acompañado de una dosis considerable de Vitamina C (100 g. de fresas proporcionan toda la que precisas al día).

Al lavarlas: lávalas con agua con vinagre para matar los microorganismos y retrasar la aparición de moho antes de guardarlas en la nevera. Sécalas bien.

Cuidado si eres alérgic@ a la aspirina: si eres alérgic@ a la aspirina debes evitarlas, porque aporta ácido salicílico.

Además, si eres alérgico a la aspirina, deberás tener cuidado con otro alimentos: La aspirina (o el ácido acetilsalicílico (AAS)) y muchos alimentos contienen salicilatos.

Los salicilatos de los alimentos pueden tener los mismos beneficios que la aspirina y los mismos síntomas adversos para los alérgicos a la aspirina. Por lo tanto, es muy importante saber en qué alimentos y en qué cantidades encontramos los salicilatos para poder seguir una alimentación adecuada, según si eres alérgico o no a la aspirina.

Algunas personas con hipersensibilidad a los salicilatos tienen grandes reacciones adversas incluso consumiendo pequeñas cantidades.

La información sobre el contenido de salicilatos en los alimentos es muy importante para las personas alérgicas o intolerantes porque los efectos son dosis dependientes, es decir, cuanto más comemos mayores serán sus efectos adversos.

Los niveles de salicilatos no son constantes, varían en función de diferentes factores, tales como las técnicas de producción, el origen geográfico y las condiciones de crecimiento, la variedad de la planta, la edad de la planta, la parte de la planta, las variaciones asociadas a las estaciones del año, el tiempo de almacenamiento del alimento y la técnica culinaria utilizada.

Por lo tanto, en estas listas de alimentos que os presento a continuación pueden surgir discrepancias según la fuente que sea consultada.

Niveles de ácido salicílico* Alto Variable Bajo
Vegetales Endibias, alfalfa, brócoli, achicoria, rábano, lechuga romana, guisantes, tomates (secos). Alcachofa, remolacha, brócoli (cocinado), coles de Bruselas, coliflor, acelga, tomate cherry, guindilla, pepino, berenjena, ajo, jengibre, setas, olivas, cebolla, pimiento, pepino fermentado, patatas, lechuga, lechuga romana, espinacas, tomates y calabacín. Espárragos verdes, remolacha, col, judías, lentejas, soja, zanahoria, apio y lechuga tipo iceberg
Frutas Manzana, aguacate, arándano azul, moras, arándano rojo, grosella, guayaba, ojo de dragón, orejones, piña, pasas, frambuesas y fresas deshidratadas Manzana, melocotón, moras, cerezas, higos secos, uva, kiwi, limón, mandarina, mango, nectarina, naranja, fruta de la pasión, melocotón, pera, sandía y pomelo Lima, papaya, banana, higo, pomelo y pera (enlatada)
Hierbas, especias y condimentos Curry, cúrcuma, pimienta de Jamaica, laurel, canela, clave, comino, fenogreco, ajo en polvo, jengibre, menta, mostaza, orégano, pimienta roja, romero, tamarindo, tomillo, vainilla, olivas, miel y melaza. Albahaca, hummus, miel, vinagre, menta, tabasco y salsa inglesa Polvo de cacao, cilantro, perejil, azafrán, sal y salsa de soja
Bebidas Zumos de manzana, de naranja, de arándano, de piña y cerveza Cerveza, coca-cola, café, té y vino Ron, tequila, vodka, whisky
Cereales y semillas Almendras, nueces de Macadamia, cacahuetes, piñones y pistachos Maíz, coco, avellanas, nueces pecanas, semillas de sésamo, de girasol, nueces Cebada, avena, arroz, centeno, trigo y anacardos
Otros Sobrasada Carne (ternera, cordero, cerdo), aves de corral, pescado, huevos y productos lácteos.

Fuente: Review artículo. Aspiren exacerbated respiratory disease: Current topics and trends . José Carlos Rodríguez-Jiméneza,1, Fernanda Judith Moreno-Paza,1, Luis Manuel Teránb, Eduardo Guaní-Guerraa,

Trucos para consumir menos salicilatos:

  • Si comemos alimentos ricos en capsaicina, como el pimiento picante, un poco antes o en el momento de ingerir alimentos ricos en salicilatos, conseguiremos reducir la biodisponibilidad de los salicilatos y por tanto reducir sus efectos adversos en las personas intolerantes (los alérgicos a la aspirina).
  • La fruta deshidratada tiene mayor contenido de salicilatos (pasas, dátiles, ciruelas, higos secos u orejones).
  • Si hervimos las verduras con agua, los salicilatos que son muy volátiles se evaporan y las verduras contendrán menos salicilatos.
  • Si pelas las frutas y las verduras tendrás menos salicilatos porque es precisamente en la piel donde están más concentrados.
  • El tomate fresco tiene menos salicilatos que el tomate seco y la pasta de tomate del Ketchup o del zumo de tomate.
  • Hay algunas verduras que no contienen salicilatos como la berenjena y el calabacín.

Todos somos diferentes y mereces que te realicen un estudio personalizado para entender el por qué te sucede esto, que no puedas eliminar correctamente los salicilatos y ahora sufras problemas en la piel, trastornos respiratorios, digestivos o dolor de cabeza. Las enzimas de nuestro hígado son las responsables. Es necesario ponerse en manos de un especialista en Medicina Integradora para comprobar qué enzima está limitando la eliminación correcta de los salicilatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.