Equilibra tu estado de ánimo con la alimentación

Los alimentos influyen en tus emociones y tus emociones influyen en tu alimentación. Tanto es así que desde los dos lugares puedes conseguir mejorar tus emociones y mejorar tu alimentación siendo consciente de cómo estás hoy.

Saber manejar la alimentación según como nos sentimos no siempre es fácil,  pero sí posible. Cambiar la alimentación para sentirse bien es algo importante.

Por ejemplo, los alimentos ricos en azúcares procesados nos dispersan, nos evaden y no nos ayudan a enfocarnos ni a ser ordenados. Algunos de estos alimentos son: azúcar blanco, sacarina, azúcares artificiales, chocolate, helados, bebidas gaseosas azucaradas, pastelería, horneados rápidos, cereales refinados, panes, harinas… etc.

Generalmente este tipo de alimentos te apetecerán cuando estés de bajón, triste, con mucho estrés, un día duro… etc. Son momentos obvios dónde queremos apagar estas emociones. Pero siempre podrás elegir otras cosas dulces que sean más saludables, como las frutas por ejemplo.

La alimentación emocional

 Cuando usamos la comida para calmar nuestro estado emocional estamos alimentándonos emocionalmente.

Cada órgano genera unas u otras emociones. Dependiendo de si tomamos un alimento u otro vamos a sentir unas emociones muy distintas. Esto sucede porque cada alimento “ataca” a órganos distintos. Si ingerimos alimentos que nos bloquean el hígado, como por ejemplo el alcohol, serán más factibles las emociones de ira, cólera, agresividad o la impaciencia.

La razón por la que las personas con problemas emocionales suelen ir en busca de comida para sentirse mejor es porque muchos alimentos incluyen triptófano, un aminoácido que provoca la liberación de serotonina. Los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y a la ansiedad.

Por otro lado, tenemos que saber que la dopamina y la noradrenalina tienen el papel de disparadores en el plano de los comportamientos, de las emociones y del pensamiento, y la serotonina el papel de freno que aporta serenidad y perspectiva y que modera en gran parte el apetito.

Y algo muy importante que no podemos olvidar: el triptófano también necesita hierro, magnesio y vitamina B6 para ser transformado en serotonina. Y el aporte de ácidos grasos Omega 3 es asimismo necesario para el buen funcionamiento de las neuronas y del sistema nervioso en general.

Recomendaciones alimentarias:

  • Escoger los alimentos en función del ritmo biológico de la dopamina y la serotonina: come proteínas por la mañana para empezar el día con buen pie y evitar las bajadas de concentración y la modorra del final de la mañana. Preferiblemente huevos, avena, pechuga de pavo, jamón, yogur probiótico, salmón marinado,….e incluso hummus (paté de garbanzos).
  • Toma algo a ultima hora de la mañana para reactivar la síntesis de serotonina: preferiblemente frutas o productos lácteos (yogures) junto a una onza de chocolate negro para darte un capricho. También puede ser bueno consumir frutos secos (almendras, nueves, avellanas,…).
  • Toma alimentos ricos en triptófano, como son el pavo, el pollo, los pescados, los huevos, el tofu, ….
  • Sin embargo, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita además de triptófano, ácidos grasos Omega 3, Magnesio y Zinc. Por tal motivo, alimentos ricos en Magnesio como los plátanos, las nueces, las almendras, las legumbres, las semillas de sésamo, las verduras de hoja verde, el pescado azul y el germen de trigo, también son considerados antidepresivos naturales, ya que actúan favorablemente, para el aumento de la serotonina.
  • Los alimentos con vitamina B también van a favorecer a controlar la ansiedad, ya que intervienen en el correcto funcionamiento del sistema nervioso. De modo que nos será de gran utilidad consumir alimentos como las cereales integrales y suplementos alimenticios como la levadura de cerveza.
  • El déficit de vitamina C (debido a la relación que tiene con la síntesis del neurotransmisor adrenalina) provoca irritabilidad y ansiedad, por lo tanto es recomendable consumir frutas y verduras, especialmente crudas.
  • Los alimentos que nos aportan fibra , además ayudar a saciarnos, también producen serotonina.

Seguro que teniendo una alimentación más equilibrada consigues un estado de ánimo más regular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.