DERMATITIS Y PSORIASIS: ¿Cómo corregirlas o ayudar a mejorarlas?

Citando al Dr. Regis Grosdidier, “Nadie tiene la verdad absoluta y sobre todo en dermatología”. Pero lo que sí está claro es que las grandes crisis o iniciales (psoriasis, dermatitis) se producen en contextos de estrés elevado y generalmente en déficit alimentario y de descanso.

En las enfermedades dermatológicas las prisas no son buenas consejeras y existe una íntima relación entre el estado mental y las enfermedades de la piel, y la ansiedad, la depresión, la desesperación, la impaciencia, etc. Pueden agravar un problema dermatológico previo o favorecer su aparición.

Teniendo en cuenta esto, podemos decir que las premisas básicas para el tratamiento de un problema dermatológico de este tipo son:

  • Corrección alimentaria.
  • Ayudar a la mejora de la función hepática. Limpiar y regenerar.
  • Favorecer la limpieza y equilibrio intestinal.
  • Usar técnicas apropiadas que puedan aportar recursos válidos para tratar el aspecto psicológico o físico.

Algunos consejos dietéticos generales en dermatología son:

  • La hidratación de la piel empieza por dentro. Tomar agua de

forma regular fuera de comidas mantiene el equilibrio hídrico

de la piel y las mucosas.

  • Evitar fritos, grasas animales en general, así como cualquier

aceite rancio. Utilizar solamente aceites de primera presión en

frío: oliva, lino, sésamo, girasol, etc.

  • Evitar refrescos, azúcar refinado, chocolate, patatas chips, o

cualquier otro alimento basura.

  • Vigilar, sobre todo en los niños, el consumo de gluten,

huevos, pollo, embutidos, pescado, marisco, etc. y suprimir o

disminuir su frecuencia de uso. También podemos realizar test

de intolerancia alimentaria pero se comprueba en muchas

ocasiones que muchas de ellas remiten cuando se recupera la

función hepática y digestiva en general.

  • Consumir alimentos ricos en azufre como col, coliflor, brócoli,

nabos, chirivías, ajos, cebollas, puerros, mostaza o huevos de

calidad biológica.

  • Evitar los lácteos y sus derivados, así como las harinas refinadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *