Colon irritable: ¿cuál es el problema?

Un síntoma simple y común como la hinchazón abdominal suele asociarse a un malestar más complejo caracterizado por la presencia de dolor y calambres, asociados quizás a su vez a diarrea o, por el contrario, a estreñimiento, o incluso a manifestaciones alternas de ambos. ¿De qué se trata? El término correcto en estos casos podría ser Síndrome del intestino irritable (SII). “Podría” porque debe existir un diagnóstico riguroso. Sin embargo, el término, algo impreciso, que utilizan la mayoría de las personas es el de colon irritable. 

Un diagnóstico de SII es algo complejo y debe ser necesariamente a cargo de un médico. Sin embargo, resulta útil hacerse una idea más precisa de las características clínicas de este trastorno.

¿Cuáles son los criterios de diagnóstico del SII?:

Dolor o malestar abdominal recurrente durante por lo menos 3 días al mes en los últimos 3 meses, asociado a 2 o más de los siguientes síntomas:

  • Mejoramiento con la defecación.
  • Aparición asociada a una variación de frecuencia de la defecación.
  • Aparición asociada a un cambio de la forma y del aspecto de las heces.

Estos criterios deben detectarse en un lapso de tres meses, con la aparición de los síntomas por lo menos seis meses antes del diagnóstico.

Por “malestar” se entiende una sensación desagradable que no puede describirse como un verdadero dolor.

Causas del SII:

Las causas precisas que conducen al SII no se conocen aún del todo. Según los expertos, se trata de un trastorno multifactorial en el que cada paciente puede presentar varios factores principales:

  • Genética
  • Sistema inmunitario
  • Factores psicológicos
  • Microbiota
  • Sensibilidad visceral
  • Motilidad gastrointestinal
  • Eje intestino-cerebro
  • Contaminación ambiental

Hoy la terapia farmacológica clásica intenta dar alivio a los sintomas individuales (diarrea, estreñimiento, dolor,…), pero no consigue resolver ni mejorar el cuadro general.

¿Qué posibilidades de intervención hay para tratar el SII con sustancias naturales? Las posibilidades son múltiples. A continuación indicaré algunas de las consideradas más prometedoras.

Sustancias naturales útiles en el SII:

Existen varios tipos de sustancias naturales que se demuestran útiles a este propósito: las principales son las resinas, los polisacáridos (almidón y fibras alimentarias) y los polifenoles, como los flavonoides y los taninos, los cuales están presentes en muchas clases de fruta y verdura, y en plantas medicinales y algunas especias.

También es interesante el uso de probióticos y prebióticos, así como el de plantas relajantes del sistema nervioso (como pueden ser la valeriana, la pasiflora y la melisa) y plantas adaptógenas al estrés (como pueden ser la Rhodiola, el Eleuterococo, la Eschisandra,….)

Empieza a salir a la luz cómo la alteración de la función de la barrera intestinal puede ser un elemento particularmente importante y presente en las distintas formas del SII. Los complejos naturales específicos capaces de proteger en sentido amplio y favorecer la recuperación de las funciones de la barrera intestinal resultan por tanto de gran interés, quizás para utilizar en combinación con otras sustancias naturales que trabajen frente a la hinchazón, la motilidad, el tránsito intestinal alterado, el estrés y otros trastornos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *