Alimentos adecuados para el Otoño (según la MTC)

Alimentación OtoñoEn la Medicina Tradicional China (MTC) el Otoño corresponde al elemento Metal. Y se corresponde con los órganos: Pulmones e Intestino Grueso.
Tradicionalmente, el otoño es la temporada de la cosecha. Es el momento en que nuestros cuerpos tienen que recolectar la energía para los meses fríos de invierno. Tras el verano, el otoño es tiempo de limpiar el exceso de calor en el cuerpo.

La función del sistema digestivo a menudo puede ser deficiente en otoño, apareciendo problemas
gastrointestinales en esta época del año; por eso, en este momento hay que tener un especial cuidado y
comer bien para prevenir posibles enfermedades futuras.

Para tratar la sequedad en otoño se pueden comer algunos de los alimentos más humectantes, tales
como: tofu, leche de soja, espinacas, peras, manzanas, mijo, níspero, algas marinas, setas, almendras,cacaos, semillas de sésamo. Si se tiene una tos áspera y seca, los pulmones tienen que ser enfriados con alimentos de carácter frío, como las manzanas y las peras cocidas, el apio y el alga nori.

En la MTC se establecen relaciones entre el plano físico, emocional y espiritual. Y es la emoción de la
tristeza la que se aloja en los pulmones. La respiración profunda, la meditación, el ejercicio, y ciertos
alimentos picantes pueden ayudar a aliviar esta pena al equilibrar la energía del pulmón. La MTC advierte contra las dietas extremas y prefiere picantes proveniente de fuentes suaves como, por ejemplo: hojas de laurel, alcaparras, cardamomo, cebollino, canela, clavo, eneldo, hinojo, puerro, orégano, nuez moscada, romero, tomillo, la cúrcuma, el berro, el germen de trigo, col, nabo, jengibre.

En alimentación lo más importante es comer productos de temporada. Y a ser posible que sean de
producción ecológica.
En la medicina china, el viento puede traer patógenos externos al cuerpo, pero también puede suscitar
bloqueos internos y excesos emocionales. Las emociones están reguladas en gran medida por los sistemas del hígado y de la vesícula biliar, por lo que no se debe olvidar apoyar a estos órganos en otoño.
El otoño es una temporada maravillosa para cosechar los beneficios de la larga temporada de crecimiento proporcionada por la primavera y el verano.
Es el momento perfecto para dejar ir aquello que ya no nos sirve, lo viejo, para hacer sitio a lo
nuevo. Tanto en el plano físico como en el emocional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.