Cómo identificar los diferentes tipos de Huevos

Se estima que cada año comemos una media de 250 huevos por persona. Los huevos que compramos en los supermercados pueden provenir de 4 tipos de granjas diferentes dependiendo del tipo de cría de las gallinas ponedoras.

Huevos según la forma de cría

Según el Instituto de estudios del huevo, la forma de cría de las gallinas determina el tipo de huevo. En el mercado podemos encontrar huevos de gallinas criadas en jaulas, en suelo, camperas y ecológicas. Veamos las diferencias:

  • Criadas en jaulas: las gallinas viven en jaulas, pensadas para que tengan acceso al pienso, al agua y para facilitar la recogida de huevos, de las que nunca salen. Los defensores de los animales alertan sobre el maltrato que esto supone para ellas.

  • Criadas en suelo: pueden moverse libremente, pero no están al aire libre, sino dentro de una nave.

  • Con acceso al aire libre: además de una nave, las gallinas tienen acceso al aire libre.

  • Criadas en granjas ecológicas: además de tener acceso al aire libre, las gallinas son alimentadas con pienso procedente de la agricultura ecológica y han de cumplir las normas de la producción orgánica.

Cómo distinguirlos

Hace unos cuantos años que todos los huevos tienen marcado en la cáscara una numeración que permite no solo conocer el tipo de producción de los huevos y su procedencia sino que permite finalmente escoger en qué condiciones y qué alimentación queremos que tengan las gallinas que pondrán los huevos.

En los comercios podemos encontrar huevos de los cuatro tipos. Sabremos a cuál de ellos corresponde fijándonos en el inicio del código alfanumérico (el primer número) que encontraremos impreso en cada huevo, y también en la misma caja o huevera.

  • Si el primer número es el 3 : será un huevo procedente de gallina de jaula;
  • Si el primer número es el 2 : se refiere a gallinas criadas en suelo;
  • Si el primer número es el 1 : se refiere a gallinas camperas. Se suelen encontrar en los comercios habituales y grandes superficies.
  • Si el primer número es el 0: se refiere a que pertenece a gallinas ecológicas, y por tanto , sería la mejor elección. El problema es que no son fácil de encontrar en los comercios.

¿Y en cuanto al sabor y las propiedades?

Probándolos también podríamos distinguirlos, al menos en teoría, si bien no siempre es fácil. A nivel nutricional, también encontramos diferencias. En contra de lo que opinan algunos expertos, el Departamento oficial de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) concluye que son más nutritivos los huevos de gallinas criadas de forma libre.

No sólo tienen un tercio menos de colesterol, un 25 por ciento menos de grasa saturada y el doble de ácidos grasos omega 3, sino que además triplican los niveles de vitamina E y septuplican los niveles de betacaroteno.

Además, es obvio que si las gallinas comen pienso orgánico, a los huevos llegarán menos restos de pesticidas, antibióticos y otros fármacos u hormonas sintéticas, en caso de que a las gallinas de jaula se les suministre. Por último, pero no por ello menos importante, está la parte ética, que también viene en el precio. Y es que elegir huevos de gallinas criadas en jaulas es pagar más barato a costa de un indignante maltrato animal. En este caso, a pesar de su buen precio, la economía a escala sale demasiado cara.

Entrevista para vidamassana.net

ENTREVISTA A GLORIA GARCÍA VALVERDE

Bienvenida Gloria, cuéntanos un poco sobre ti…eres Naturópata y Nutricionista Holística, ¿cómo te acercaste a las terapias naturales?

Cuando acabé la carrera de Nutrición y Dietética sentí la necesidad de ahondar más en otros aspectos de la nutrición y de otras terapias naturales. Siempre he considerado necesario tratar y ver a las personas desde un punto de vista global y holístico, y no sólo tratar su problema de forma superficial, sino tratando de ir a la causa o causas principales. Creo necesario hacer un tratamiento individualizado para cada persona y cada caso particular, ya que no somos iguales. Además creo que el factor emocional y energético también tienen un factor fundamental en las enfermedades.

¿En qué consiste una consulta de Naturopatía? ¿Normalmente quién acude y para qué tipo de problemas de salud está indicado?

La Naturopatía es una terapia o más bien un conjunto de terapias para el tratamiento y la recuperación de la salud que utiliza medios naturales. En la consulta se pueden usar diferentes terapias dependiendo del problema concreto a tratar y del propio naturópata (ya que no todos utilizan las mismas terapias). En mi caso, los tratamientos generalmente parten de una base nutricional fundamental combinado con fitoterapia y/o complementos naturales (si se consideran necesarios)  y se apoya el tratamiento con otras terapias, como pueden ser la kinesiología, las flores de Bach o la auriculoterapia, e incluso con terapias manuales como el Shiatsu o el Reiki. El tratamiento es individualizado en todos los casos.

Cualquier persona que quiera cuidarse y sentirse mejor puede acudir a una consulta de Naturopatia y, específicamente, es muy interesante para enfermedades repetitivas o que no han obtenido fácil curación a través de la medicina tradicional (trastornos dermatológicos, digestivos, intestinales, respiratorios, emocionales, problemas de peso, estreñimiento, dolores crónicos, inflamaciones, estrés y ansiedad, alergias, …. etc.)  o sencillamente para depurar y reequilibrar nuestro organismo, recuperar nuestra energía y vivir de una manera más saludable.

¿Cuándo es importante una sana alimentación?

Yo diría que siempre. Los alimentos que comemos representan la “gasolina” que le damos al cuerpo, y según lo que ingiramos, así funcionará de bien o mal nuestro organismo. Está demostrado que la mayoría, por no decir todas, de las enfermedades mejoran cuando llevamos la alimentación adecuada.

Hablando de alimentación, ¿qué es la Nutrición Terapéutica o Nutrición Ortomolecular?

La Nutrición Terapéutica o Nutrición Ortomolecular combina las últimas investigaciones en bioquímica y nutrición celular con los principios de la Naturopatía.
La Nutrición Terapéutica es un tratamiento que soluciona problemas de salud gracias a cambios en nuestra alimentación, no sólo a través de la dieta sino frecuentemente con ayuda de complementos nutricionales. Los suplementos o complementos más usados hoy en día son las vitaminas, minerales, probióticos, ácidos grasos, aminoácidos,…
Este tratamiento nutricional es holístico, es decir, no busca simplemente hacer desaparecer el síntoma o enfermedad, sino descubrir cual o cuales son los desequilibrios internos del organismo que desencadenan su aparición.

Tu consejo personal de salud para todos…

La buena alimentación es la base fundamental para nuestro equilibrio corporal y emocional. Dado que el estrés y la contaminación, desgraciadamente, forman parte de la vida cotidiana de la mayoría de la población, pienso que hoy en día latoma adicional de nutrientes quizás debería incluirse al igual que la dieta sana y el ejercicio físico regular en la profilaxis humana. Y por supuesto realizar actividades que nos hagan sentir bien, estar contento con uno mismo, valorarse y reír todo lo que podamos.

CONTACTA CON GLORIA GARCÍA VALVERDE

Nutricionista y Naturópata. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Especialista en Micronutrición y Dietoterapia
Especialista en Nutrición Ortomolecular. Flores de Bach

Actualmente pasa consulta en Paseo de la Esperanza 23, (Acacias)Madrid

Contacto: eljardindenutricia@gmail.com

Página web: www.eljardindenutricia.es

Facebook: @eljardindenutricia

Aquí teneis el enlace directo a la entrevista en vidamassana.net:

http://vidamassana.net/naturopatia-y-nutricion-gloria-garcia-valverde-nutricionista-y-naturopata-madrid/

Si alguno quiere poner su valoración en el módulo al final de la entrevista os invito a hacerlo. Un saludo y felíz jueves!

Gloria

Tu cuerpo te pide una detoxificación urgente después de Navidad

Antes de nada, me gustaría desearos un muy feliz año nuevo y que hayais disfrutado de estas fiestas pasadas. La Navidad es sinónimo de reencuentros con la familia y celebraciones alrededor de la mesa. Pero también de excesos.

A pesar de que cada año intentemos moderarnos, es inevitable caer y pasarse con la comida y/o la bebida.

Uno mismo se da cuenta de que se ha pasado; se siente como empachado, más pesado, fatigado, le cuesta volver a la rutina… en otras palabras, está “intoxicado”.

Por ello os recomiendo que empecéis a poner en práctica una Operación Detox. Cuanto antes lo hagas, antes ayudarás a tu cuerpo a recuperar la normalidad y te sentirás mucho mejor.

Además, está el lógico sobrepeso que nos han dejado las navidades: a veces un par de “kilitos” de más, otras veces auténticos “kilazos”.

Qué es la detoxificación

La detoxificación consiste en la neutralización o eliminación de sustancias tóxicas perjudiciales por parte del organismo. En resumen: eliminar toxinas.

Las fases de la detoxificación

Para que una toxina pueda ser correctamente eliminada por el organismo, primero debe ser transformada en una sustancia más soluble, lo que facilitará el trabajo de los órganos emuntorios, que son los encargados de la eliminación de residuos (hígado, riñones, piel, pulmones e intestino).

Esta biotransformación se realiza en dos fases:

  • Fase I: en ella se modifican los diversos tóxicos por oxidación, reducción o hidrólisis para aumentar su solubilidad en agua.
  • Fase II: los metabolitos intermedios se conjugan con otras sustancias (como la glicina, el ácido glucurónico o la molécula glutation, entre otros) para facilitar su expulsión definitiva del organismo.

Consejos para eliminar toxinas

Seguir estos consejos te ayudará tanto a regular el peso ganado durante las fiestas como a la correcta detoxificación de tu organismo tras los excesos navideños:

1. Aumenta el consumo de frutas y verduras frescas de cultivo ecológico, en especial aquellas que contienen azufre en su composición (como las cebollas, el puerro, el rábano, el ajo o el repollo) y la familia de las crucíferas (brócoli, coliflor, lombarda, col rizada…), ricas en cofactores enzimáticos y antioxidantes que facilitan la eliminación de xenobióticos y otras toxinas endógenas del organismo.

2. Toma dos litros de agua al día , e incluye en el aporte de líquido las infusiones de acción diurética. No olvide que el riñón es un órgano imprescindible para la correcta eliminación de toxinas, y así favorecerá su trabajo.

3. Desayuna como un rey (con zumos naturales, tostadas y cereales integrales) y cena como un mendigo, lo más ligero posible. Frutas como la piña te ayudarán a depurar el organismo y su efecto saciante te calmará el hambre.

4. Cocina los alimentos a la plancha, hervidos o al horno, y renuncia a los fritos y a las grasas saturadas.

5. Realiza ejercicio. Cualquier actividad física moderada te valdrá para escapar del sofá y eliminar toxinas a través del sudor y de la piel.

  1. Consume mucha fibra(legumbres, granos integrales, semillas, frutos secos…), para estimular el trabajo de otro de los órganos emuntorios fundamentales, el intestino, ayudando a eliminar sustancias de desecho a través de las heces.
  2. Procura dormir más y mejor.

Seguir estos consejos te permitirá, en algunos casos, eliminar fácilmente las toxinas acumuladas y depurar tu organismo. Pero en otros, no basta. Y si estas Navidades nos hemos pasado más de la cuenta con la comida y la bebida, vamos a necesitar una ayuda extra.

La detoxificación completa y definitiva

No te será difícil encontrar en cualquier herbolario multitud de complementos detoxificantes.

Por regla general, estos complementos suelen estar especializados e indicados para un órgano emuntorio en concreto, sin ofrecer una acción global; algunos de ellos dan apoyo a la función renal (eliminación por la orina), otros al órgano detoxificador por excelencia, el hígado (estimulan la producción de bilis), otros ayudan al intestino a eliminar las sustancias tóxicas a través de las heces…
Os recomiendo algunas plantas y suplementos que os pueden ayudar:

  • CARDO MARIANO
  • DIENTE DE LEÓN
  • CURCUMA
  • ALCACHOFERA
  • BOLDO
  • COLA DE CABALLO
  • BARDANA
  • HIBISCO
  • VITAMINA C
  • KUDZU
  • El cardo mariano contiene silimarina. la cual es hepatoprotectora. La toma cotidiana de silimarina mejora la función del hígado, regenera las células hepáticas y es además un potente antioxidante.
  • La alcachofa y el boldo aumentan y estimulan la secreción de bilis facilitando la digestión de las grasas.
  • El diente de león y la cola de caballo ayudan a eliminar líquidos y toxinas del organismo.
  • La bardana además de facilitar la digestión, tiene acción antiseborreica ayudando a mejorar el estado de la piel.
  • El hibisco ayuda a regular el tránsito intestinal
  • La vitamina Cneutraliza los radicales libres producidos durante la fase I de desintoxicación.
  • El kudzucontiene flavonoides (puerarina, diazina y daidzeína) que contribuyen a reducir los daños que siguen a la ingestión excesiva de alcohol.
  • La curcumina, se opone a la acción hepatotóxica al aumentar la capacidad de desintoxicación del hígado en la fase II, e invierte los daños causados en el hígado por la aflatoxina.

Pero por supuesto, mi recomendación es acudir a la consulta de un especialista para que os recomiende los más indicados para cada caso y cada persona en concreto.

Os espero en mi consulta a todos aquellos que queráis empezar la Operación Detox!

                                              Gloria García Valverde – Naturópata y Nutricionista

Consejos para no caer enfermo esta Navidad ni este Invierno

Aunque ya llevamos unas semanas de frío, oficialmente el invierno acaba de llegar, y tenemos tres meses de frío por delante. Si no quieres pasarte días metido en la cama, y menos en plenas navidades, debes protegerse contra las infecciones invernales (resfriados, bronquitis, otitis…).

Y para ello te doy unos cuantos consejos tan sencillos como útiles que podrás poner en práctica desde hoy mismo:

  1. Lávate las manos con frecuencia 

Las mejoras en cuanto a la higiene, especialmente la aparición del agua corriente, han jugado un papel más importante en la erradicación de las enfermedades infecciosas desde el siglo XIX que todas las vacunas y antibióticos juntos.

Sólo el lavado de manos ya marcó una diferencia enorme. Y es que, de hecho, la mayoría de las veces los virus llegan a nosotros a través de las manos. No pueden atravesar la piel, pero terminan dentro del organismo al tocarse con las manos los ojos, la nariz, las orejas o mucosas permeables (que dejan pasar los virus), que sirven de puerta de entrada a las enfermedades.

  1. Evita en lo posible las multitudes en espacios cerrados

Los trenes, autobuses y aviones atestados, los lugares públicos con demasiada aglomeración de gente y, en definitiva, las grandes multitudes (por ejemplo, los centros comerciales los días de Navidad) son un verdadero paraíso para los microbios, el escenario perfecto para su propagación.

Trata de evitarlos en la medida de lo posible, aunque evidentemente esto no siempre es sencillo ni posible.

  1. Toma algún complemento alimenticio

Aumenta tus aportes diarios de vitaminas, especialmente de vitamina C y de otros nutrientes como el selenio o el zinc, y toma un probiótico, especialmente si has tomado o estás tomando antibióticos.

Trata de hacerlo siempre a través de la alimentación, pero siempre viene bien suplementarlo con un complemento nutricional, sobre todo en el caso de ciertas vitaminas en las que suele presentarse sistemáticamente déficit:

  • Vitamina C: son especialmente ricos los cítricos, los pimientos, los tomates, el aguacate, el brócoli y el kiwi. Yo tomaría un suplemento de 500 o 1000 mg al día en estas fechas, y muy especialmente si eres fumador.
  • Vitamina D: encontrarás vitamina D alimentaria en los huevos (aunque en poca cantidad), el hígado y el pescado graso, como por ejemplo el atún o el salmón. No obstante, esta vitamina sólo se obtiene en gran cantidad exponiendo la piel al sol (aunque las cremas de protección impiden su correcta síntesis) o a través de un complemento nutricional. Una buena dosis podría ser de 1500 UI al día durante los meses fríos en los que no vaya a recibir exposición solar.
  • Vitamina E: las mejores fuentes son las nueces, las semillas y sus aceites en crudo, las espinacas y la yema de huevo. Debes consumir unos 50 mg al día, dando prioridad a su consumo a través de los alimentos. Si para complementar la cantidad adecuada recurres a complementos nutricionales, opta por aquellos que utilizan vitamina E de origen natural en la forma d-alfa-tocoferol, ya que tienen mejor actividad y biodisponibilidad.
  • Selenio: las mejores fuentes de este mineral son las nueces de Brasil, el atún, el ave de corral, el ajo, el marisco, los huevos y el brócoli. Toma unos 55 mcg al día.
  • Zinc: es un oligoelemento esencial para el sistema inmunitario. Por el mismo motivo deben consumirse al menos dos veces a la semana marisco y pescado. Más o menos deben consumirse unos 55 mcg al día.
  • Probióticos: son microorganismos vivos que, ingeridos en cantidades suficientes (entre 1×108 y 1×109 ), alteran la microflora intestinal (por implantación o colonización) del huésped y ejercen efectos beneficiosos sobre él

            6. Come equilibrado

Esfuérzate por respetar estos consejos nutricionales básicos:

  • Las verduras, tanto verdes como de colores y cocinadas al vapor suave, deben ser la base de tu alimentación. Acompáñalas de frutas, nueces, legumbres, huevos, pescado y carne sin excesos.

  • Consume pequeños pescados grasos de mares fríos (sardinas, caballas, arenques, anchoas…) al menos tres veces por semana.

  • Apuesta por los productos fermentados, como el chucrut o los pepinillos.

  • Utiliza aceites vírgenes crudos, dando preferencia al aceite de oliva, de coco y de lino para los aliños y eliminando los aceites industriales (maíz, girasol, germen de trigo, soja…).

  • Evita los azúcares y las frituras y reduce al máximo la sal y las harinas blancas (pan, pasta, arroz, …): sustitúyelos por integrales.

           7. Bebe té verde e infusiones… ¡con especias!

No hay nada más reconfortante y saludable cuando hace frío, así que te recomiendo que bebas té verde e infusiones y les añadas especias como jengibre, canela, cardamomo…

Además de deliciosas, estas infusiones te aportarán protección extra gracias a los compuestos antiinfecciosos que contienen.

Siguiendo estos consejos evitarás caer enfermo en invierno… ¡y disfrutarás de la Navidad con los tuyos más que nunca!

Dieta de los Grupos Sanguíneos

EL Dr. Peter J. D´Adamo escribió el libro «Los Grupos Sanguineos y la Alimentación». En él desarrollaba la teoría de que los cambios evolutivos alteraron los sistemas inmunológico y digestivo y dieron lugar al desarrollo de tipos diferentes de sangre, pero los sistemas de respuesta mental y emocional también fueron modificados por los cambios evolutivos y con esta alteración surgieron pautas y conductas psicológicas muy diferentes.

  • Grupo O:  el  más antiguo y más básico, cuando todos pertenecían a ese grupo y ocupaban un espacio concentrado, comían la misma dieta y respiraban los mismos organismos. Aún hoy es el tipo de sangre predominante, con un sistema inmunológico resistente e ingobernable dispuesto y capaz de destruir a  cualquiera.
  • Grupo A:  es el de los primeros inmigrantes forzados por la necesidad a adaptarse a estilos de vida agrarios,  con  una personalidad más cooperativa para adaptarse a las comunidades multitudinarias.
  • Grupo B:  es el asimilador, adaptado a los nuevos climas y a la mezcla de poblaciones al emigrar las razas desde  Africa hacia Europa, Asia y América.  Se originó en la región del Himalaya y en los Urales entre las tribus caucásicas y mongoles. Representa la búsqueda de un equilibrio entre las tensiones de la mente y las exigencias del sistema inmunológico.
  • Grupo AB:  se encuentra en menos del 5% de la población. Apareció unos mil años atrás luego de una gran  migración de pueblos orientales hacia Occidente. Es una rara fusión entre el tolerante tipo A y el tipo B de origen bárbaro, pero más equilibrado.

Los tipos A y B no tienen más de 15.000 a 25.000 años de antigüedad y el tipo AB es mucho más reciente.

GRUPO SANGUÍNEO 0 – EL CAZADOR: 

Todas las personas del grupo 0 llevan en su sangre una memoria genética de fuerza, resistencia, osadía, intuición, confianza en sí mismas y un optimismo innato. Quizá haya heredado la tendencia al liderazgo y al éxito que prospera con la buena salud y el optimismo.

Consumidor de carne. Tubo digestivo resistente. Sistema inmunológico muy activo. Intolerante a las adaptaciones ambientales y dietéticas. Responde mejor al estrés con una actividad física intensa. Requiere un metabolismo eficiente para mantenerse delgado y enérgico. Tiene una sangre fluida que resiste a la coagulación ya que le faltan algunos factores coagulantes.

Su tubo digestivo transforma las grasas y proteínas en cetonas, que son utilizadas en lugar de los azúcares para mantener estables los niveles de glucosa.  Los lácteos y los cereales no le resultan beneficiosos como a los otros grupos sanguíneos porque su sistema digestivo aún no está totalmente adaptado a ellos. El éxito de su dieta depende de su consumo de carnes magras, aves y pescados libres de sustancias químicas.

Este grupo pierde peso al restringir el consumo de granos, panes, legumbres y patata. El principal factor de aumento de peso es el gluten que se encuentra en el germen de trigo y los productos de harinas porque actúan sobre su organismo creando el  estado opuesto de la cetosis, ya que las lectinas del gluten inhiben su metabolismo de insulina, interfiriendo en el uso eficiente de las calorías. El maíz, en menor grado, tiene el mismo efecto si bien no influye tanto como el trigo en el aumento de peso del tipo 0.

Hay otros factores que contribuyen a su aumento de peso. Las legumbres, especialmente las lentejas y las alubias, contienen lectinas que se depositan en sus tejidos musculares, haciéndolos más alcalinos y menos “dotados” para la actividad física, ya que sus músculos necesitan estar en un estado de ligera acidez metabólica, utilizando así  las calorías más rápidamente.

El tercer factor está relacionado con la regulación tiroidea, ya que tiene tendencia a bajos niveles de hormona tiroides. El hipotiroidismo se produce porque el tipo 0 no suele producir suficiente yodo. Los síntomas incluyen aumento de peso, retención de líquidos, debilidad muscular y fatiga.

Favorecen el aumento de peso: el gluten de trigo y el maíz (interfieren con la eficiencia de la insulina retardando el ritmo metabólico), patatas, judías, lentejas (inhiben el adecuado metabolismo de los nutrientes), repollo, col de Bruselas, coliflor (inhibe la producción de hormona tiroides).

Favorecen la disminución de peso: algas marinas, pescados y mariscos , sal yodada (contienen yodo, aumentan la producción de hormona tiroides), hígado (favorece el metabolismo eficiente y es fuente de vitamina B), carnes, espinacas, brócoli (favorece el metabolismo eficiente).

Las personas del grupo 0 pueden digerir y metabolizar las carnes con eficiencia porque suelen tener un alto contenido de ácido estomacal. Sin embargo debe procurar equilibrar sus proteínas de la carne con las frutas y vegetales apropiados para evitar la excesiva acidificación que puede causar úlceras o irritación de las paredes estomacales.

GRUPO SANGUÍNEO A – EL AGRICULTOR:

El tipo de sangre A fue una adaptación original a las concentraciones de la población y a las tensiones de  vida urbana más sedentaria, pero intensa. Tuvo que ser hábil, sagaz, vehemente y muy astuto para responder a los desafíos de una vida más compleja , tener un espíritu cooperativo y ser gentil y obediente de la ley. Tal vez por eso suele tener sistemas más rígidamente establecidos. Reprime su ansiedad, pero cuidado cuando estalla. No está adaptado a las situaciones intensas y sumamente apremiantes y la tensión excesiva lo vuelve ansioso y paranoico y toma todo de forma personal. Por eso necesita ejercicios contemplativos y de relajación.

Es el primer vegetariano que cosecha lo que siembra. Tiene el tubo digestivo sensible y el sistema inmune tolerante. Se adapta bien a las condiciones alimenticias y ambientales establecidas.

Responde mejor al estrés con una acción calma.  Necesita dieta vegetariana para mantenerse delgado y productivo.

Debe eliminar completamente los alimentos procesados y refinados e ingerir los alimentos tan puros como sea posible : frescos, puros y orgánicos.  Eso también lo ayudará a perder peso más rápidamente.

La carne roja lo hace más flojo y menos dinámico que cuando come proteínas vegetales porque no “quema” la carne, la acumula como grasa debido a que tiene poco ácido gástrico. Tampoco digiere bien los lácteos, le provocan reacciones insulínicas y son ricos en grasas saturadas, comprometiendo la función cardíaca y llevando a la obesidad y a la diabetes.

Los alimentos que lo hacen ganar peso son la carne (no la digiere bien, la acumula como grasa, incrementa las toxinas digestivas), los lácteos (interfieren con las enzimas digestivas, retrasan el ritmo metabólico), el  trigo en exceso (inhibe la eficiencia insulínica, empeora la utilización de las calorías).

Los alimentos que favorecen la pérdida de peso son : los aceites vegetales (contribuyen a una digestión eficiente, impìden la retención de líquidos), los alimentos de soja (contribuyen a una digestión eficiente, se metaboliza rápidamente), los vegetales (contribuyen a un metabolismo eficiente, favorecen la evacuación intestinal), la piña (mejora la utilización de las calorías, favorece la evacuación intestinal).

GRUPO SANGUINEO B- EL NOMADA:

Es equilibrado. Tiene un sistema inmune poderoso y un sistema digestivo tolerante, opciones alimenticias más flexibles y es consumidor de productos lácteos. Responde mejor al estrés con creatividad y requiere un equilibrio entre la actividad física y mental para mantenerse delgado y animado. Es el sobreviviente por excelencia y menos vulnerable a muchas de las enfermedades comunes en los otros grupos sanguíneos como las afecciones cardíacas y el cáncer. Aunque las contraiga, es más probable que sobreviva a ellas, pero es más propenso a alteraciones exóticas del sistema inmune como la esclerosis múltiple, el lupus y el síndrome de fatiga crónica. Un alto número de asiáticos y la mayoría de los judíos (sin importar su localización geográfica) son del tipo B.

Los alimentos que contribuyen al aumento de peso son el maíz, el trigo sarraceno, las lentejas, el maní y las semillas de sésamo que, si bien tienen una lectina diferente, todos afectan la eficiencia de su proceso metabólico usando fatiga, retención de líquido e hipoglucemia. Ciertos alimentos provocan una caída en el azúcar de la sangre, especialmente en los del grupo B. La lectina del gluten que se encuentra en el germen de trigo y los productos de harina integral retardan su metabolismo y se almacenan como grasa.

Los alimentos que contribuyen a la pérdida de peso son los vegetales de hoja verde, la carne, los huevos, los productos lácteos, el hígado (favorecen la eficiencia metabólica) y el té de palo dulce (contrarresta la hipoglucemia).

Los alimentos de soja se pueden comer, pero no deben utilizarse como sustituto en reemplazo de la carne, el pescado y los lácteos que el tipo B necesita para tener un estado de salud óptimo.

GRUPO SANGUÍNEO AB  – EL ENIGMA:

Es la fusión moderna de los grupos A y B. Tiene la respuesta del camaleón a las condiciones ambientales y alimenticias cambiantes., un tubo digestivo sensible, un sistema inmunológico excesivamente tolerante. Espiritualmente, responde mejor al estrés, con vigor físico y energía creativa y con una acción calmada. Es un misterio de la evolución. Sólo un 2% a un 5% de la población mundial tienen este tipo de sangre. Tienen una personalidad espiritual y un poco chispeante sin ser muy conscientes de las consecuencias, lo que los hace muy atractivos y populares.

Los antígenos múltiples a veces hacen que se parezca al A o al B y otras, a una fusión de ambos, lo que puede ser positivo o negativo de acuerdo con las circunstancias. Comparte con el tipo A la suceptibilidad al cáncer de mama. Si tiene antecedentes en su familia, incorpore los caracoles (Helix pomatia) en su dieta, ya que contiene una poderosa lectina que aglutina las células mutantes de dos de las formas más comunes de cáncer de mama.

Básicamente, los alimentos contraindicados para los grupos A y B lo están para el AB, pero hay excepciones. Los panhemoaglutinantes son mejor tolerados y los del tipo AB pueden comer tomates sin inconvenientes.

Aumenta de peso si come carne, la que puede reemplazar con vegetales y tofu (queso de soja). La producción inhibida de insulina causa hipoglucemia y una reducción del azúcar de la sangre después de las comidas, lo cual lleva a un metabolismo menos eficiente de los alimentos.

El grupo AB no tiene reacción severa al gluten de trigo pero debe evitarlo porque aumenta el ácido de su tejido muscular y este tipo utiliza mejor las calorías cuando su tejido es algo alcalino.

 

Colon irritable: ¿cuál es el problema?

Un síntoma simple y común como la hinchazón abdominal suele asociarse a un malestar más complejo caracterizado por la presencia de dolor y calambres, asociados quizás a su vez a diarrea o, por el contrario, a estreñimiento, o incluso a manifestaciones alternas de ambos. ¿De qué se trata? El término correcto en estos casos podría ser Síndrome del intestino irritable (SII). «Podría» porque debe existir un diagnóstico riguroso. Sin embargo, el término, algo impreciso, que utilizan la mayoría de las personas es el de colon irritable. 

Un diagnóstico de SII es algo complejo y debe ser necesariamente a cargo de un médico. Sin embargo, resulta útil hacerse una idea más precisa de las características clínicas de este trastorno.

¿Cuáles son los criterios de diagnóstico del SII?:

Dolor o malestar abdominal recurrente durante por lo menos 3 días al mes en los últimos 3 meses, asociado a 2 o más de los siguientes síntomas:

  • Mejoramiento con la defecación.
  • Aparición asociada a una variación de frecuencia de la defecación.
  • Aparición asociada a un cambio de la forma y del aspecto de las heces.

Estos criterios deben detectarse en un lapso de tres meses, con la aparición de los síntomas por lo menos seis meses antes del diagnóstico.

Por «malestar» se entiende una sensación desagradable que no puede describirse como un verdadero dolor.

Causas del SII:

Las causas precisas que conducen al SII no se conocen aún del todo. Según los expertos, se trata de un trastorno multifactorial en el que cada paciente puede presentar varios factores principales:

  • Genética
  • Sistema inmunitario
  • Factores psicológicos
  • Microbiota
  • Sensibilidad visceral
  • Motilidad gastrointestinal
  • Eje intestino-cerebro
  • Contaminación ambiental

Hoy la terapia farmacológica clásica intenta dar alivio a los sintomas individuales (diarrea, estreñimiento, dolor,…), pero no consigue resolver ni mejorar el cuadro general.

¿Qué posibilidades de intervención hay para tratar el SII con sustancias naturales? Las posibilidades son múltiples. A continuación indicaré algunas de las consideradas más prometedoras.

Sustancias naturales útiles en el SII:

Existen varios tipos de sustancias naturales que se demuestran útiles a este propósito: las principales son las resinas, los polisacáridos (almidón y fibras alimentarias) y los polifenoles, como los flavonoides y los taninos, los cuales están presentes en muchas clases de fruta y verdura, y en plantas medicinales y algunas especias.

También es interesante el uso de probióticos y prebióticos, así como el de plantas relajantes del sistema nervioso (como pueden ser la valeriana, la pasiflora y la melisa) y plantas adaptógenas al estrés (como pueden ser la Rhodiola, el Eleuterococo, la Eschisandra,….)

Empieza a salir a la luz cómo la alteración de la función de la barrera intestinal puede ser un elemento particularmente importante y presente en las distintas formas del SII. Los complejos naturales específicos capaces de proteger en sentido amplio y favorecer la recuperación de las funciones de la barrera intestinal resultan por tanto de gran interés, quizás para utilizar en combinación con otras sustancias naturales que trabajen frente a la hinchazón, la motilidad, el tránsito intestinal alterado, el estrés y otros trastornos.

 

 

DEFICIENCIA DE VITAMINA D

Cada vez es más común tener carencia de vitamina D; algo que hace años no pasaba, al menos en nuestro país, ya que tenemos una gran cantidad de días soleados y esta vitamina se absorbe con el sol. Pero dado al estilo de vida, especialmente en las ciudades, que llevamos actualmente, el tener un nivel bajo de esta vitamina se está convirtiendo en algo cada vez mas usual.

Pero: que implica una deficiencia de esta vitamina?

Un amplio estudio publicado en el British Medical Journal indicaba que unas tasas bajas de vitamina D están ligadas a un aumento de la mortalidad del 57 %  (sumadas todas las causas).

Según un estudio elaborado por tres especialistas en la vitamina D (WB Grant, CF Garland y MF Holick), tan sólo en Gran Bretaña habría 22.000 fallecimientos menos por cáncer todos los años, si la población tuviera una mejor tasa de vitamina D.

Aunque es un problema más grave en los países más fríos y oscuros, en España, pese a tener un clima en principio propicio para que nuestro organismo pueda producir una adecuada síntesis de vitamina D por exposición solar, el déficit de vitamina D entra dentro de lo alarmante. Evidentemente, se produce una importante variación en el nivel de vitamina D entre los meses de poco sol y los de mucho sol, pero en estos segundos no llega a normalizarse el nivel de vitamina D después de los primeros.

¿Cúales son los beneficios de tener unos buenos niveles de vitamina D?

Si pasa del estado de carencia (menos de 10 ng de vitamina D por mL de sangre) al estado óptimo (entre 50 y 75 ng/mL), obtendrá los efectos siguientes:

  • un descenso del 50 % en el riesgo de padecer un infarto.
  • un descenso del 80 % en el riesgo de tener esclerosis múltiple.
  • un descenso del 83 % en el riesgo de contraer una gripe.
  • un descenso del 50 % en el riesgo de padecer fracturas y osteoporosis.
  • un descenso del 71 % en el riesgo de tener diabetes tipo 1.
  • un descenso del 83 % en el riesgo de sufrir cáncer de mama.
  • un descenso del 80 % en el riesgo de cáncer de colon.
  • un descenso del 50 % en el riesgo de leucemia.
  • un descenso de entre el 65 y el 75 % en el riesgo de cáncer de páncreas, de vejiga y de riñón.
  • un descenso del 63 % en el riesgo de padecer asma.

¿Cómo podemos tener unos niveles adecuados de vitamina D?

La vitamina D es rara en la alimentación (pescados azules, huevos,….principalmente alimentos grasos) ; el principal aporte procede en principio de la piel, que la fabrica bajo el efecto de los rayos solares UVB, pero para ello hay que exponerse lo suficiente al sol todos los días.

Por desgracia, hoy en día la mayor parte de los occidentales pasa la mayoría del tiempo en casa, en la oficina, en el coche, en centros comerciales…

El resultado es un gran déficit, que tan sólo se puede compensar tomando a diario un complemento de vitamina D, en forma de aceite o de comprimidos.

“Si te ha gustado este post, por favor compártelo!… ¡Gracias!”

Dieta para tratar la Candidiasis

La candidiasis es una enfermedad muy frecuente en nuestra sociedad, el 50% de las mujeres han desarrollado una candidiasis a lo largo de su vida y el 90% se debe a Cándida albicans. Además se encuentra asociada a diversas enfermedades, sobre todo a aquellas en las que nuestro sistema inmunológico se encuentra más debilitado.

Candida albicans es un hongo o levadura, que vive normalmente en la vagina, la boca, los intestinos, y la piel. Acarrea problemas cuando experimenta un crecimiento anormal, que puede estar desencadenado por antibióticos, medicamentos que afectan al sistema inmunológico, inmunodepresión, cambios hormonales y estrés. Otros factores que pueden contribuir a su aparición son un elevado consumo de azúcar, hidratos de carbono refinados, llevar prendas apretadas, higiene personal, …etc.

La Candidiasis es un trastorno representativo de los desequilibrios causados por el estilo de vida actual, el favorecido por el modelo capitalista industrial, basado en una alimentación rápida, deficitaria en nutrientes y dominada por el uso de congelados, conservas, hidratos de carbono refinados y azúcares; esto sin perder de vista las condiciones laborales, urbanas, económicas, etc. que podemos considerar básicas en el desarrollo y mantenimiento de problemas psicológicos relacionados con el estrés.

Para tratar la candidiasis la principal arma terapéutica es la correción alimentaria, la dieta. La corrección alimentaria debe ir dirigida primero a depurar, y después a proporcionar materia prima de primera calidad para la reconstrucción celular y el buen funcionamiento metabólico.

La dieta de la candidiasis es una dieta totalmente exenta de azúcares simples o rápidos: me refiero a todo lo que lleve azúcar, así como a los alimentos que sean ricos en hidratos de carbono de elevado índice glucémico como las frutas, la miel, las harinas refinadas,….etc. Aparte de otros alimentos, como los champiñones, setas, escabeches,….y otro tipo de alimentos fermentados que habrá que retirar durante un tiempo de nuestra aliemtación.

Las levaduras también se encuentran presentes en muchas bebidas fermentadas, como la cerveza y el vino, en los licores (en este caso por los azúcares que contienen), el vinagre,….

Para curar la candidiasis es muy importante estar muy pendientes de nuestra alimentación, y debemos procurar que los alimentos que consumamos sean lo más sanos y naturales posibles. Será fundamental ayudar a nuestro sistema inmune a estar sano y fuerte para combatir la candidiasis. Además, habremos de ayudarnos con complementos vitamínicos, antifúngicos naturales, probióticos,….etc, para restablecer de nuevo el equilibrio interno.

Puré Depurativo o Quemagrasas

Este receta en un principio fue creada para aquellos pacientes que estando enfermos del corazón y en espera de ser operados necesitaban perder rápidamente peso sin con ello correr riesgos.

La sopa quema grasa es un caldo metabólico energético, rico en sales minerales y oligoelementos y su característica fundamental es el alto contenido en moduladores positivos del metabolismo como el potasio, el magnesio y el ATP (ATP, del inglés Adenosine Tri Phosphate), la biomolécula energética básica del metabolismo celular y que aumenta la energía libre que realiza el trabajo. Como consecuencia se produce la quema de las grasas y se desprende energía y su resultado es que aumenta el nivel de nuestro bienestar físico.

Este puré se basa en un caldo hecho con vegetales y se puede ingerir cada vez que se quiera o se sienta la necesidad. Lo ideal es sólo consumir esto durante uno o varios días, pero si se combina con algo más, debe ser con pescado blanco o algo ligero.

Receta de la Sopa o Puré Quema Grasa:

  • 6 cebollas grandes. La cebolla es rica en agua, azufre, potasio y fósforo. Es un alcalinizante, lo que le confiere propiedades purificadoras para el organismo. También es diurética, favoreciendo la eliminación de edemas, y ayuda a reducir el ácido úrico. Tienen 20 calorías por 100 gramos una vez cocidas.
  • 2 pimientos verdes. Al igual que la cebolla, es rico en potasio, cloro, fósforo, azufre, magnesio y calcio. Su alto contenido en fibra aporta una sensación de saciedad y combate el estreñimiento. Una vez cocidos. Tienen 10 calorías por 100 gramos.
  • 1 manojo de apio (tres tallos) Rico en potasio, cloro, cobre, azufre, calcio y sodio, es diurético, elimina el ácido úrico, remineraliza el organismo y actúa como tónico a nivel cerebral y carminativo. Tiene 19 calorías por 100 gramos.
  • 6 tomates frescos pelados. Rico en potasio, cloro y fosforo, el tomate es diurético y revitalizante por su contenido en minerales. Además, es cardioprotector. Tienen 19 calorías por 100 gramos.
  • 1/2 col (repollo). Tiene potasio, azufre, calcio y sales minerales ácidas en un 50%. Ayuda a combatir el estreñimiento e incluso puede mejorar el estado de la piel. Tiene unas 40 calorías por 100 gramos.
  • Sal y pimienta (sin excederse con la sal, echaremos sólo la justa y necesaria).

¿Cómo hacer el caldo quema-grasa?:

Hay que cortar los vegetales en trozos pequeños y meterlos en una cacerola grande que tenga agua hasta la mitad. Dejar hervir fuerte durante 10 minutos y después bajar la intensidad de calor y dejar cocer hasta que los vegetales estén cocidos. Lo ideal es cocinar una gran cantidad de sopa quema grasa y guardarla en la nevera para no hacerla cada vez que la necesitemos. También se pueden congelar por raciones. Se puede tomar fría o caliente, aunque caliente produce una mayor sensación de saciedad y también reconforta más. De la sopa se come todo, no sólo el caldo. Se puede apartar caldo y se puede triturar y mezclar con el caldo.

¿Por qué tomar complementos nutricionales?

En la actualidad existen muchas personas aparentemente “bien alimentadas” que,  sin embargo, realmente están desnutridas.

Si, son aquellas que comen muchos alimentos hipercalóricos pero pobres en nutrientes vitales, aquellos que comen en abundancia carne, pan, pastas, comida rápida, azúcar, repostería, lácteos en abundancia,…etc. Estos alimentos no aseguran un aporte optimo de vitaminas, minerales y oligoelemetos, especialmente si son de la calidad mediocre que habitualmente se consume.

Hay otras muchas personas que, sin embargo,  intentan comer de una forma sana y equilibrada. Pero desgraciadamente, los métodos de cultivo agrícola afectan negativamente a la calidad de nuestro alimentos, por lo que con frecuencia resultaría necesario un aporte adicional de vitaminas, minerales y oligoelementos de calidad para evitar carencias de estas sustancias tan importantes para nuestra salud.

Y además, por si esto fuera poco, el estrés, ya sea emocional , físico o causado por lesiones o enfermedades, agota los nutrientes del organismo, especialmente los de vit. C, Complejo B, el Zinc o el Potasio, por citar algunos.  Dado que el estrés, desgraciadamente, forma parte de la vida cotidiana de la mayoría de la población, la toma adicional de nutrientes, actualmente, debería incluirse igual que la dieta sana y el ejercicio físico regular, en la profilaxis humana.