Lactancia: ¿cuales son las necesidades nutricionales?

necesidades en la lactancia

La madre lactante, tiene más necesidades dietéticas que durante el período del embarazo. Los requerimientos nutricionales básicos, previos al parto, continúan durante la lactancia, más las adiciones que a continuación se mencionan:

  • Proteínas. Se recomienda a la mujer lactante un aumento de 10 g sobre la cantidad recomendada para la embarazada (20g más que las permisiones para el adulto normal). Significa una cantidad de unos 75 g de proteína por día.
  • Calorías. El mayor aumento es en calorías. Unas 800 calorías diarias más que las consumidas en el período prenatal (1000 kcal. más que las recomendadas a un adulto normal). Significa, por tanto, una cantidad total de unas 3000 kcal diarias. El adicional requerimiento de 1000 kcal durante el proceso de la lactancia (unas 120 kcal por 100 mL) es consecuencia de dos factores:
    1. Producción media de 850 ml. de leche. La leche de mujer tiene un valor calórico de unas 70 kcal por 100 cl.
    2. El trabajo metabólico para producir esta cantidad de leche requiere unas 400-420 kcal.
  • Minerales. Las cantidades de calcio y de hierro requeridos por la madre lactante no son mayores que las utilizadas durante el embarazo. Las cantidades incrementadas de calcio que se necesitaron durante la gestación para la mineralización del esqueleto fetal sirven ahora para la leche de la madre. Las necesidades de hierro, puesto que no es el componente mineral principal de la leche, no tienen que incrementarse para la producción de leche.
  • Vitaminas. La elevada cantidad de vitamina C recomendada para la mujer embarazada se recomienda también para la lactante. No se necesita aumentarla, puesto que la leche de mujer contiene poca vitamina C. Sin embargo, deben aumentarse las recomendaciones del embarazo en cuanto a vitamina A (2000 UI o más) y complejo B, riboflavina y niacina (un tercio más de las cantidades ingeridas durante el embarazo), ya que estas vitaminas son importantes coenzimas metabólicas. Las cantidades requeridas varían en relación con la ingesta calórica total.
  • Líquidos. Puesto que el componente de agua de la leche es muy alto, es conveniente una ingesta abundante de líquidos por la mujer lactante. Los más habitualmente recomendados son agua, zumos, té, café y leche.

A través de la amplia experiencia que se tiene sobre la ingesta de las madres embarazadas y lactantes, puede decirse que la experiencia nutricional de cada mujer es suficiente en la mayoría de los casos. En otros casos será necesaria la ayuda de un experto en Nutrición. 

Gloria García Valverde – Nutricionista Holística  Col. MAD00095

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.