Cómo identificar los diferentes tipos de Huevos

Se estima que cada año comemos una media de 250 huevos por persona. Los huevos que compramos en los supermercados pueden provenir de 4 tipos de granjas diferentes dependiendo del tipo de cría de las gallinas ponedoras.

Huevos según la forma de cría

Según el Instituto de estudios del huevo, la forma de cría de las gallinas determina el tipo de huevo. En el mercado podemos encontrar huevos de gallinas criadas en jaulas, en suelo, camperas y ecológicas. Veamos las diferencias:

  • Criadas en jaulas: las gallinas viven en jaulas, pensadas para que tengan acceso al pienso, al agua y para facilitar la recogida de huevos, de las que nunca salen. Los defensores de los animales alertan sobre el maltrato que esto supone para ellas.

  • Criadas en suelo: pueden moverse libremente, pero no están al aire libre, sino dentro de una nave.

  • Con acceso al aire libre: además de una nave, las gallinas tienen acceso al aire libre.

  • Criadas en granjas ecológicas: además de tener acceso al aire libre, las gallinas son alimentadas con pienso procedente de la agricultura ecológica y han de cumplir las normas de la producción orgánica.

Cómo distinguirlos

Hace unos cuantos años que todos los huevos tienen marcado en la cáscara una numeración que permite no solo conocer el tipo de producción de los huevos y su procedencia sino que permite finalmente escoger en qué condiciones y qué alimentación queremos que tengan las gallinas que pondrán los huevos.

En los comercios podemos encontrar huevos de los cuatro tipos. Sabremos a cuál de ellos corresponde fijándonos en el inicio del código alfanumérico (el primer número) que encontraremos impreso en cada huevo, y también en la misma caja o huevera.

  • Si el primer número es el 3 : será un huevo procedente de gallina de jaula;
  • Si el primer número es el 2 : se refiere a gallinas criadas en suelo;
  • Si el primer número es el 1 : se refiere a gallinas camperas. Se suelen encontrar en los comercios habituales y grandes superficies.
  • Si el primer número es el 0: se refiere a que pertenece a gallinas ecológicas, y por tanto , sería la mejor elección. El problema es que no son fácil de encontrar en los comercios.

¿Y en cuanto al sabor y las propiedades?

Probándolos también podríamos distinguirlos, al menos en teoría, si bien no siempre es fácil. A nivel nutricional, también encontramos diferencias. En contra de lo que opinan algunos expertos, el Departamento oficial de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) concluye que son más nutritivos los huevos de gallinas criadas de forma libre.

No sólo tienen un tercio menos de colesterol, un 25 por ciento menos de grasa saturada y el doble de ácidos grasos omega 3, sino que además triplican los niveles de vitamina E y septuplican los niveles de betacaroteno.

Además, es obvio que si las gallinas comen pienso orgánico, a los huevos llegarán menos restos de pesticidas, antibióticos y otros fármacos u hormonas sintéticas, en caso de que a las gallinas de jaula se les suministre. Por último, pero no por ello menos importante, está la parte ética, que también viene en el precio. Y es que elegir huevos de gallinas criadas en jaulas es pagar más barato a costa de un indignante maltrato animal. En este caso, a pesar de su buen precio, la economía a escala sale demasiado cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.