Cómo hacerte un drenaje linfático tú misma

Es muy positivo para nuestra salud ayudar a limpiar nuestro sistema linfático. La linfa drena las toxinas y productos de deshecho provenientes del colon. Las paredes del colon contienen diminutos vasos linfáticos que desaguan en vasos mas grandes alrededor del cuerpo. La linfa se purifica y finalmente desagua en el torrente sanguíneo.

El sistema linfático circula paralela pero separadamente al de la circulación sanguínea, aunque no dispone de una bomba para su circulación, sino que depende de los mecanismos de respiración y de la contracción muscular, con lo que puede fácilmente llegar a hacerse mas lento.

Los cepillados de piel estimulan una saludable circulación de la linfa y mejoran la desintoxicación. Lo mejor con lo que puedes hacerlo es con un cepillo de cerda natural y utilízalo sobre la piel seca antes del baño o la ducha. Empieza suavemente y poco a poco ve aumentando la presión.

Comienza cepillando las palmas de las manos : cepillas 6 veces y luego lo mismo por el dorso, los brazos hacia las axilas (y allí en círculos) ; después la planta de los pies, el dorso, las piernas hacia las ingles (y allí en círculos). El cuello hacia abajo (hacia el corazón), el pecho hacia el corazón; después el vientre en círculos, de lado a lado y hacia el corazón; luego desde las nalgas hacia el medio de la espalda y desde los hombros baja hasta la otra mitad de la espalda. Por ultimo cepilla entre los hombros.

Aquí te dejo un enlace de cómo es un cepillo con el que puedes hacerte este cepillado linfático:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *