Shiatsu para el estrés y el insomnio

Lo ideal para combatir el estrés sería poder suprimir las causas que lo generan. Pero las situaciones estresantes pocas veces pueden eludirse. El Shiatsu ayuda al cuerpo dándole una mayor capacidad de adaptación al estrés.  Además conciencia al individuo de su estado general y le implica en el cuidado de su cuerpo.

El estrés se manifiesta básicamente en el terreno neurológico y en el endocrino. En el primero, los sistemas nerviosos simpático y parasimpático se activan con inmediatez, propiciando síntomas tales como taquicardias, la palidez, la sudoración, etc. En el eje endocrino, a través de las hormonas, aparecen el aumento de la presión arterial, el decaimiento anímico, la tensión muscular, la vasoconstricción epitelial y los incrementos de los niveles de colesterol.

El Shiatsu utiliza distintas técnicas terapéuticas que reequilibran a la persona y la descargan del estrés. Presionando los distintos puntos que equilibran la actividad del sistema nervioso reduciendo la tensión muscular, ayudando en la eliminación de toxinas para mejorar la sensación de bienestar, mejorando las funciones orgánicas,…etc.

El Shiatsu estabiliza los desórdenes provocados por la ansiedad, regula los trastornos del sueño, reduce la tensión arterial y estimula la segregación de endorfinas.

Shiatsu y el insomnio:

El shiatsu es una de las terapias más efectivas para tratar los trastornos del sueño.

Dormir bien y tener un descanso reparador son los principales indicadores de nuestro estado de salud. El insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño y puede manifestarse como la dificultad para coger el sueño, despertarse frecuentemente durante la noche o despertarse muy temprano, antes de lo planeado.

En 2006, un estudio mostró que 36 de los 52 pacientes con trastornos del sueño reconocieron obtener una mejoría gracias a sesiones periódicas de shiatsu. De las seis funciones primarias monitorizadas, tres mostraron obtener un efecto notable – la movilidad, el carácter y el sueño (entre un 69% y un 85%).

Generalmente, desde el primer momento, con el primer masaje de shiatsu se consigue mejorar la calidad del sueño. En algunos casos más difíciles, hace falta esperar a recibir más de un tratamiento.

Pero: qué es el Shiatsu?

Shiatsu es una técnica oriental que se basa en la presión con los pulgares, principalmente, y las palmas de las manos que contribuye a activar la capacidad de autoregulación del organismo y a tomar conciencia del estado del propio cuerpo.

Se ejerce una suave presión a través de los meridianos energéticos, presión que se coordina con suaves estiramientos y con la respiración del paciente. De este modo se ayuda a equilibrar la energía de cada órgano, liberándolo de los problemas emocionales y del estrés, así como también de los desequilibrios químicos que pueda haber en ellos.

El shiatsu no tiene efectos secundarios, y pueden recibirlo desde niños hasta ancianos, incluso mujeres embarazadas.

                                                                                    Gloria García Valverde

                                                                       Naturópata y Terapeuta de Shiatsu

                                                          Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *