Qué es la Disbiosis intestinal?

Cuando el intestino se inflama no absorbe adecuadamente; entonces aparece fatiga general e hinchazón abdominal, pudiendo producir alergias alimentarias y nuevos síntomas con afectación de órganos a distancia (artritis, fibromialgia…). Además las deficiencias en nutrientes pueden causar otros síntomas:

  • Déficit de Magnesio: Espasmos musculares.
  • Déficit de Cobre: Incremento de colesterol.
  • Déficit de Litio: Desórdenes emocionales.

Por otra parte, las fugas de toxinas a través de la pared intestinal (debido a la hinchazón) sobrecargan el hígado, con lo que disminuye su capacidad depuradora y la tolerancia a las sustancias químicas cotidianas.

Se hace pues imprescindible cambiar nuestros hábitos de vida, y poner especial atención en cambiar nuestra alimentación, haciendo una dieta especial, para tener una mayor calidad de vida. Estudios realizados indican que las dietas ricas en sustancias prebióticas (ricas en fibra) y los suplementos probióticos  favorecen el crecimiento de las bacterias intestinales beneficiosas. Por el contrario, las dietas hiperproteicas, pueden aumentar la producción de sustancias nocivas (amoníaco, aminas,…) por parte de las bacterias intestinales.

“La proteína no digerida es fermentada por las bacterias del colon con la consiguiente producción de tóxicos, tales como amoníaco, aminas… El amoníaco modifica la morfología y el metabolismo de las células intestinales, reduciendo su vida útil y favoreciendo el crecimiento de células intestinales cancerosas, el exceso de aminas parece tener implicación en ciertos tipos de migrañas asociadas a la dieta”.

Así mismo, las dietas bajas en fibra o ricas en azúcares simples (presentes en mermeladas, zumos y refrescos), favorecen la disbiosis intestinal al aumentar la actividad de bacterias intestinales patógenas, secretoras de tóxicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *