Estrés: combátelo con Nutrición Ortomolecular

El secreto de la salud y serenidad radica en ajustarse adecuadamente a las condiciones siempre cambiantes de nuestra vida. Es a través de nuestros órganos internos (especialmente las glándulas endocrinas y el sistema nervioso) como el cuerpo nos ayuda a adaptarnos y ajustarnos a estos cambios constantes. Pero no siempre lo conseguimos, y entonces se produce el estrés.

El estrés es, por tanto, el denominador común de todas las reacciones adaptativas del cuerpo. En otras palabras, cualquier cambio y desgaste en la estructura y composición química del cuerpo puede ser considerado estrés, independientemente de si el origen es físico o emocional.

Un estrés excesivo es perjudicial para nuestra salud, como todos sabemos. Es  entonces cuando aparecen muchas enfermedades y problemas de salud “sin motivo aparente”.

Pero podemos combatir un estrés excesivo o innecesario evitando estresores nutricionales, proporcionándole al organismo los nutrientes necesarios y siguiendo unas pautas alimenticias adecuadas.

Deficiencias de nutrientes:

La capacidad de las personas para enfrentarse al estrés depende considerablemente de su habilidad para producir hormonas pituitarias y adrenales. Si la dieta tiene cantidades insuficientes de proteínas y vitaminas E, B2, B5 o Colina, no se producirán suficientes hormonas de la pituitaria.

Una deficiencia de vitamina B5 (Acido Pantoténico), por ejemplo, hace que las glándulas suprarrenales se agoten y no funcionen bien. Las hormonas no pueden producirse y, por tanto, muchos de los cambios protectores del estrés no se pueden llevar a cabo.

Deficiencias en Acidos Grasos Esenciales (Omega 6 y 3) y vitaminas A y B2 también limitan la producción de hormonas y provocan la degeneración de las glándulas suprarrenales.

Cuando existe deficiencia de vitamina C, las glándulas pueden sufrir hemorragias y la producción de hormonas puede verse afectada. Esta vitamina acelera la producción de cortisona, mejora su utilización y retrasa su destrucción. Trabaja en sinergia con la vitamina B5 y alivia muchas de las limitaciones ocurridas como resultado de la deficiencia de ésta. La vitamina C, por otro lado, ayuda a desintoxicar el organismo de las sustancias dañinas producidas durante el estrés.
Es importante no activar las glándulas suprarrenales innecesariamente. Para ello, debemos asegurarnos de que el Zinc, Magnesio y Cromo, y las vitaminas B6 y B3 se encuentren en cantidades adecuadas. Así como también debemos saber que las bebidas excitantes como el café o bebidas con cafeína agotan todavia más nuestras glándulas.

Estresores nutricionales: 

  • Alcohol.- Inhibe la movilización de reservas de glucosa del hígado y suprime la demanda de más glucosa del hipotálamo, contribuyendo, así, a bajones de azúcar. Esto conlleva la estimulación de las glándulas suprarrenales para producir adrenalina, y aumentar los niveles de glucosa en sangre. Además, el alcohol interfiere con la absorción del cinc (nutriente importante para el control del estrés) y fomenta la absorción del plomo en el organismo.
  • Café.- Contiene teobromina, teofilina y cafeína, todos estimulantes. El café descafeinado ha sido tratado para eliminar la cafeína, pero sigue teniendo teobromina y teofilina. Esto hace que sea considerado un un estresor. Además, el café es un diurético y le roba al organismo importantes minerales para combatir el estrés, como son el magnesio y cinc.
  • Azúcar.- Es un estimulante y estresor. Por un lado, aumenta desproporcionadamente los niveles de glucosa de la sangre, causando, más tarde, el efecto “rebote” o bajón de azúcar. Para contrarrestar este efecto y volver a subir los niveles, las glándulas suprarrenales producen adrenalina. Por otro lado, acidifica la sangre, con lo cual el organismo extrae minerales de los huesos para alcalinizarla, favoreciendo la osteoporosis.
  • Bebidas de cola.- Tienen cafeína, azúcar y aditivos, sustancias que, como ya hemos visto, son altamente estimulantes.
  • Chocolate.- Contiene cacao como ingrediente “activo”. Éste proporciona cantidades significantes del estimulante teobromina, cuya acción es similar a la cafeína.

Suplementos nutricionales más recomendados* :

(* Siempre hay que tener en cuenta que cada uno tenemos nuestras necesidades específicas y que hay que tratar cada caso en particular y dejarse aconsejar por un especialista)

  • Vitaminas: Complejo B, Ac. Pantoténico, vitamina C
  • Minerales: Magnesio, Zinc
  • Aminoácidos: L- Tirosina, L- Teanina, GABA
  • Plantas adaptógenas: Rhodiola Rosea, Eleuterococo, ….

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.