Estrés: combátelo con Nutrición Ortomolecular

El secreto de la salud y serenidad radica en ajustarse adecuadamente a las condiciones siempre cambiantes de nuestra vida. Es a través de nuestros órganos internos (especialmente las glándulas endocrinas y el sistema nervioso) como el cuerpo nos ayuda a adaptarnos y ajustarnos a estos cambios constantes. Pero no siempre lo conseguimos, y entonces se produce el estrés.

El estrés es, por tanto, el denominador común de todas las reacciones adaptativas del cuerpo. En otras palabras, cualquier cambio y desgaste en la estructura y composición química del cuerpo puede ser considerado estrés, independientemente de si el origen es físico o emocional.

Un estrés excesivo es perjudicial para nuestra salud, como todos sabemos. Es  entonces cuando aparecen muchas enfermedades y problemas de salud «sin motivo aparente».

Pero podemos combatir un estrés excesivo o innecesario evitando estresores nutricionales, proporcionándole al organismo los nutrientes necesarios y siguiendo unas pautas alimenticias adecuadas.

Deficiencias de nutrientes:

La capacidad de las personas para enfrentarse al estrés depende considerablemente de su habilidad para producir hormonas pituitarias y adrenales. Si la dieta tiene cantidades insuficientes de proteínas y vitaminas E, B2, B5 o Colina, no se producirán suficientes hormonas de la pituitaria.

Una deficiencia de vitamina B5 (Acido Pantoténico), por ejemplo, hace que las glándulas suprarrenales se agoten y no funcionen bien. Las hormonas no pueden producirse y, por tanto, muchos de los cambios protectores del estrés no se pueden llevar a cabo.

Deficiencias en Acidos Grasos Esenciales (Omega 6 y 3) y vitaminas A y B2 también limitan la producción de hormonas y provocan la degeneración de las glándulas suprarrenales.

Cuando existe deficiencia de vitamina C, las glándulas pueden sufrir hemorragias y la producción de hormonas puede verse afectada. Esta vitamina acelera la producción de cortisona, mejora su utilización y retrasa su destrucción. Trabaja en sinergia con la vitamina B5 y alivia muchas de las limitaciones ocurridas como resultado de la deficiencia de ésta. La vitamina C, por otro lado, ayuda a desintoxicar el organismo de las sustancias dañinas producidas durante el estrés.
Es importante no activar las glándulas suprarrenales innecesariamente. Para ello, debemos asegurarnos de que el Zinc, Magnesio y Cromo, y las vitaminas B6 y B3 se encuentren en cantidades adecuadas. Así como también debemos saber que las bebidas excitantes como el café o bebidas con cafeína agotan todavia más nuestras glándulas.

Estresores nutricionales: 

  • Alcohol.- Inhibe la movilización de reservas de glucosa del hígado y suprime la demanda de más glucosa del hipotálamo, contribuyendo, así, a bajones de azúcar. Esto conlleva la estimulación de las glándulas suprarrenales para producir adrenalina, y aumentar los niveles de glucosa en sangre. Además, el alcohol interfiere con la absorción del cinc (nutriente importante para el control del estrés) y fomenta la absorción del plomo en el organismo.
  • Café.- Contiene teobromina, teofilina y cafeína, todos estimulantes. El café descafeinado ha sido tratado para eliminar la cafeína, pero sigue teniendo teobromina y teofilina. Esto hace que sea considerado un un estresor. Además, el café es un diurético y le roba al organismo importantes minerales para combatir el estrés, como son el magnesio y cinc.
  • Azúcar.- Es un estimulante y estresor. Por un lado, aumenta desproporcionadamente los niveles de glucosa de la sangre, causando, más tarde, el efecto «rebote» o bajón de azúcar. Para contrarrestar este efecto y volver a subir los niveles, las glándulas suprarrenales producen adrenalina. Por otro lado, acidifica la sangre, con lo cual el organismo extrae minerales de los huesos para alcalinizarla, favoreciendo la osteoporosis.
  • Bebidas de cola.- Tienen cafeína, azúcar y aditivos, sustancias que, como ya hemos visto, son altamente estimulantes.
  • Chocolate.- Contiene cacao como ingrediente «activo». Éste proporciona cantidades significantes del estimulante teobromina, cuya acción es similar a la cafeína.

Suplementos nutricionales más recomendados* :

(* Siempre hay que tener en cuenta que cada uno tenemos nuestras necesidades específicas y que hay que tratar cada caso en particular y dejarse aconsejar por un especialista)

  • Vitaminas: Complejo B, Ac. Pantoténico, vitamina C
  • Minerales: Magnesio, Zinc
  • Aminoácidos: L- Tirosina, L- Teanina, GABA
  • Plantas adaptógenas: Rhodiola Rosea, Eleuterococo, ….

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.