20 trucos para vencer la ansiedad por comer

  1. Bebe agua frecuentemente: está demostrado que a veces la sensación de hambre se confunde con la sensación de sed, y lo que realmente nos está pidiendo el cuerpo es hidratarnos con agua.
  2. Estevia en lugar de azúcar: este endulzante natural, con cero calorías, regula los niveles de glucosa en sangre y la presión, reduce la ansiedad por comer y evita la acumulación de grasas. También el efecto es similar con el Sirope de Ágave, además este último es rico en fructooligosacáridos, lo cual es beneficioso para el sistema intestinal.
  3. Come nueces: se ha demostrado que son buenas contra el nerviosismo. Seguramente se debe a sus ácidos grasos Omega 3, que ayudan a bajar la presión cuando hay un poco de estrés. Basta con tomar 3 ó 4.
  4. Regaliz (3,5 g al día): elimina la ansiedad por comer y reduce el hambre y la grasa acumulada en el organismo. Es importante saber que su abuso puede provocar arritmias y que los hipertensos deben tener especial cuidado con su consumo.
  5. Menos bebidas excitantes: café, té, bebidas gaseosas,…las tomas y te sientes activada. Pero luego esa activación se convierte en más ansiedad. En cambio, el zumo de tomate natural calma el hambre entre horas.
  6. Un poco de picante (pero no a diario): según estudios, un poco de picante reduce la sensación de hambre y aumenta el gasto calórico. Es por la termogénesis: hace liberar mas calor al cuerpo empleando la energía extra en ello, lo que también nos hace sentir mas saciados. Hay que saber que si se toman a diario el cuerpo acaba por acostumbrarse y no reacciona igual.
  7. Comer cada 3 horas te resta kilos: por varias razones, ya que se llega a las comidas principales con menos hambre y se ingiere por tanto menos cantidad de alimento en ellas, y porque en la digestión de esos refrigerios entre horas (como puede ser fruta, yogur,…) se gastan calorías.
  8. Alimentos que aumentan la Serotonina: está comprobado que la falta de serotonina (neurotransmisor) genera angustia, irritabilidad, ansiedad, tristeza,…Hay alimentos que aumentan sus niveles; son los ricos en un aminoácido esencial, el triptófano, como son la piña, plátanos, espinacas, espárragos, legumbres, soja,…
  9. Alimentos ricos en Inulina (fibra): todos los alimentos ricos en fibra sacian, sobre todo si aportan fibras solubles que absorben mas agua. En especial si estas fibras contienen Inulina. Ocurre con la achicoria, puerro, cebolla, cardo, alcachofa, ajo,…
  10. Algo de soja todos los días: según diversos estudios, las isoflavonas de la soja ayudan a calmar el apetito, son buenas para el hígado, ayudan al mecanismo de la insulina y generan mas leptina (hormona “quita hambre”)
  11. Encurtidos: son vegetales marinados en sal y después conservados en vinagre que quedan crujientes y requieren una masticación contundente; dos circunstancias que aumentan la sensación de saciedad. Eso si, contienen mucha sal, y hay que tener cuidado de no abusar demasiado por la retención de líquidos.
  12. Infusiones “antikilos” que aplacan el apetito voraz: se trata de la pasiflora, el azahar, la valeriana y la melisa.
  13. Pan integral o de centeno para el desayuno: las harinas integrales contienen mucha más fibra que las harinas refinadas, por lo tanto sacian el doble (y alimentan mucho mas). Haz la prueba: desayuna 1 dia pan de molde blanco y otro dia pan integral o de centeno (mejor que no sea de molde) y fijate en que cantidad de cada uno necesitas comer para sentirte saciado: te aseguro que la diferencia es muy grande! Y si además consumes el arroz y la pasta integral mucho mejor.
  14. El aceite de oliva sacia: el acido oleico, un acido graso abundante en el aceite de oliva, ayuda a saciar el estomago. Una vez que ese ácido alcanza el intestino se convierte en un compuesto, la oleoiletanolamida, que frena el hambre. Así que no está de mas incluir pan integral con aceite en el desayuno.
  15. Dormir bien te sacia: dormir menos de 7 u 8 horas aumenta las hormonas que estimulan el apetito, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.
  16. Cuando notes esa inquietud sospechosa…come algo ligero: para evitar el posterior atracón. Por eso, si pese a realizar las 5 tomas diarias, te asaltan entre ellas ganas de comer, lo inteligente es picar algo ligero como encurtidos, zanahoria, apio, palitos de verduras, e incluso chocolate negro. Eso si, con mas del 70% de cacao y mucho mejor después de la comida principal que entre horas. El amargor del chocolate y su contenido en triptófano impide la ansiedad posterior.
  17. El aroma a menta ayuda a hacer dieta: los olores activan las células nerviosas de la naríz, que envían distintas señales al cerebro. Se ha demostrado que las personas que inhalan el aroma a menta (puedes tener a mano un aceite esencial con ese olor) cada 2 horas comen unas 2700 calorías menos a la semana.
  18. El plátano, antidepresivo natural: aunque es cierto que es un alimento relativamente rico en azúcares, también es rico en triptófano, el cual actúa sobre el cerebro mejorando el estado anímico de las personas. Además es rico en hierro por lo que evita el cansancio y la anemia y, al contener potasio, reduce la hipertensión y la retención de líquidos. Come al menos 1 plátano a la semana.
  19. Mastica bien y come despacio: parece un tópico pero no lo es. Está demostrado que la sensación de saciedad no llega al cerebro al menos hasta que pasan 20 minutos desde que empiezas a comer. El hecho de masticar bien, aparte de ayudarte a comer mas despacio, ayuda a que te siente mejor la comida, ya que la digestión comienza con las enzimas de la saliva.
  20. Sal a caminar o apúntate al gimnasio: la realización de cualquier ejercicio contribuye a reducir la sensación de hambre, pero especialmente el ejercicio aeróbico, ya que estimula dos de las principales hormonas que regulan el apetito mientras que el resto de ejercicio estimula solo una. Puedes hacer natación, bici, elíptica, cinta, aerobic o caminar a buen paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.