Azafrán y Rhodiola: plantas para controlar el estrés y los primeros síntomas de la depresión

El Azafrán y la Rhodiola Rosea son, respectivamente, un antidepresivo natural y un planta adaptógena al estrés.

¿Qué propiedades tiene el Azafrán y cómo actúa?

Los estigmas del azafrán contienen principalmente carotenoides, como el alfa y beta caroteno, la zeaxantina y el licopeno, destacando especialmente la crocina que es responsable del potente poder colorante del azafrán. Según han demostrado diferentes estudios aleatorizados, la crocina tiene una acción beneficiosa en los cuadros de depresión leve a moderada, y también puede ser útil para paliar los efectos negativos derivados del estrés y la ansiedad.

Sus propiedades antidepresivas son tan eficaces que algunos trabajos científicos incluso las comparan con el efecto de medicamentos que contienen imipramina y fluoxetina, como el famoso Prozac. Y huelga decir que sin ninguno de sus efectos secundarios (nerviosismo, dificultad para respirar o tragar, convulsiones, pérdida del deseo o la capacidad sexual, dolor articular, fiebre, o alucinaciones, entre otros).

Otro estudio también pone de manifiesto que el extracto de pétalo de azafrán ha proporcionado resultados positivos para el tratamiento de la depresión en comparación con la fluoxetina. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir cápsulas de ambos compuestos mañana y tarde durante 8 semanas. Al final del ensayo, en ambos tratamientos la tasa de remisión fue del 25% en los dos grupos.

¿Qué propiedades tiene la Rhodiola y cómo actúa?

Esta planta es un adaptógeno al estrés. Todos los adaptógenos son sustancias naturales de propiedades realmente únicas. No obstante, uno de los adaptógenos más estudiado ha sido la hierba llamada Rhodiola rosea.

Uno de los efectos más beneficiosos de la Rhodiola rosea es su capacidad de reducir los niveles de la hormona cortisol que produce el cuerpo bajo condiciones de estrés.

La hormona cortisol tiene el efecto de acumular grasa especialmente en las áreas del abdomen y en la cadera. Por otro lado, La Rhodiola tiene la habilidad de activar la enzima lipasa que es la enzima que el cuerpo necesita para romper las grasas acumuladas, por lo tanto puede ayudar a aumentar la  eliminación de la grasa corporal.

Por otro lado, Rhodiola ha demostrado que aumenta la duración y la fuerza disponible durante el ejercicio físico. Esto lo logra aumentando los niveles de producción de la sustancia llamada ATP (“trifosfato de adenosina”). El ATP es la sustancia química que las células producen como resultado del metabolismo de los alimentos para proveer de energía al cuerpo. Mientras más ATP se produzca en las células, mayor energía y metabolismo tendrá el cuerpo.

Las propiedades de esta planta la han convertido también en una ayuda valiosa en la lucha por combatir el “metabolismo lento” y varios de los otros factores causantes del mismo como lo es el estrés.

Por último señalar que el uso de Rhodiola rosea tiene también el efecto de mejorar la calidad del sueño, dado que es un hecho que los niveles altos de cortisol producidos durante periodos de estrés no permiten que una persona tenga un sueño conciliador. Las personas con altos niveles de cortisol en la sangre padecen de insomnio y se levantan cansados por la mañana. Rhodiola rosea tiene el efecto de controlar y reducir la producción de cortisol en el cuerpo y eso logra que la persona empiece a dormir mucho mejor cuando usa este adaptógeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *